top of page

Pranayama: la ciencia de la vitalidad.

Prana : fuerza vital-bioeléctrica - yama : regulación.


Historia


La práctica yóguica del pranayama se conocen en la India desde hace más de 5.000 años. En el Bhagavad Gita, un texto que data del período Mahabharata, la referencia al pranayama (4:29) indica que las prácticas eran tan comúnmente conocidas durante ese período como lo era yajna, el ritual de fuego. Muchos Upanishads escritos en el período pre-budista también se refieren a las técnicas de pranayama (para alcanzar estados más altos de conciencia). Sin embargo, es en los textos de hatha yoga como Hatha Yoga Pradipika, Gheranda Samhita y Hatharatnavali, escritos entre los siglos VI y XV d. C., que encontramos una descripción detallada de las prácticas. Parecería que en ese momento se sintió la necesidad de revivir y codificar las prácticas que hasta entonces se habían transmitido a través de la tradición oral. Una vez más, en el siglo XXI se siente la necesidad de restablecer la intención y la experiencia originales de las prácticas. El renacimiento yóguico presenciado en las últimas décadas ha convertido el asana y el pranayama en términos comunes, pero la esencia y la profundidad de las prácticas siguen sin ser exploradas para la mayoría.


Que es prana?


Prana es la fuerza que sostiene no solo el cuerpo, sino también la creación en todos los niveles. Los videntes de la India siempre han sabido lo que la ciencia moderna ha estado tratando de comprender: la existencia de una fuerza primitiva, su naturaleza, potencial y cómo aprovecharla. Cada ciencia yóguica - mantra, yajna, diferentes formas de concentración y meditación - tiene como objetivo despertar y mejorar esta fuerza vital dentro de la unidad del individuo o del universo en general.

La palabra sánscrita prana es una combinación de dos sílabas, pra y na, y denota constancia, una fuerza en constante movimiento. Prana existe en los seres sintientes como la energía que impulsa cada acción, voluntaria e involuntaria, cada pensamiento, cada nivel de la mente y el cuerpo. Prana también existe en el mundo “inanimado”, causando movimiento, crecimiento y decadencia a este nivel. El prana es, de hecho, la base de la creación manifestada. Es la fuerza que surgió de la "deseo original" de la conciencia primordial para lograr la creación. El Chhandogya Upanishad (1:11:5) dice:


“En el prana, todos los seres móviles e inmoviles se fusionan (durante la disolución) y se levantan del prana (durante la creación).”


En el cuerpo, el prana fluye a través de los nadis, canales de energía, y se almacena en chakras, vórtices de energía. Las escrituras dicen que hay más de 72.000 nadis o vías de prana en el cuerpo pránico con los siete chakras principales. La práctica de pranayama desbloquea y abre los nadis. El estado de nuestros nadis y chakras está definido por nuestros samskaras, acondicionamientos llevados en forma de semilla, así como purushartha, esfuerzo propio y anugraha, gracia.


A nivel de material, uno recibe prana del medio ambiente, la comida, el agua, el sol y el aire. Todos los elementos están compuestos por prana subyacente. Los alimentos frescos, enteros, sin procesar y orgánicos tienen más praná. El aire vivo limpio es esencial y muy crítico hoy en día, ya que pasamos mucho tiempo en interiores con pocos iones naturales, que son esenciales para muchas funciones corporales, así como lo demuestran los efectos negativos del viento. El sol sabemos hoy día por la biofísica que es una fuente de energía fotónica que cataliza varias funciones biológicas.


Prana no se recibe únicamente de fuentes externas; también se genera en el cuerpo y su calidad se puede refinar y dirigir. Uno puede trabajar con su propio prana para mejorar la vitalidad, la voluntad y la fuerza, curar enfermedades, aumentar la capacidad y la eficiencia, y evolucionar hacia una conciencia superior. De hecho, uno debe trabajar con prana shakti, la fuerza del prana, para perfeccionar cualquier experiencia en la vida. Este es el objetivo del pranayama y el prana vidya, que son métodos tangibles para mejorar y guiar el prana.


De que se trata la práctica?


Pranayama es bien central en la práctica de yoga, donde se trabajan los órganos respiratorios permitiendo que estos se restauren y se expandan en capacidad. Sus principales elementos de regulación son de inhalación (puraka), exhalación (rechaka) y el elemento más central es la retención de la respiración (kumbhaka). Los cuales se realizan en diferentes maneras dependiendo de la técnica.


Pero no es solo un ejercicio de respiración, sino un método para mantener el cuerpo-mente en coherencia. A través de sus diversas técnicas, se producen cambios en el sistema nervioso y en la química del cuerpo. La práctica de posturas (asanas) elimina las obstrucciones que impiden el flujo de prana, y la práctica de pranayama regula ese flujo de prana en todo el cuerpo. También regula los pensamientos, deseos y acciones, da equilibrio y la tremenda fuerza de voluntad necesaria para convertirse en un maestro de uno mismo.


Recuerda que el pranayama no es una práctica independiente. En el sistema, está precedido por la práctica sostenida de yamas y niyamas, shatkarmas y asanas, y es seguido por pratyahara, dharana, dhyana y samadhi.


En este contexto, el objetivo del pranayama es perfeccionar el pratyahara, que en los textos tradicionales se ha descrito no solo como la retirada de los sentidos, sino como el estado en el que percibimos cada entrada sensorial como una manifestación del Supremo, y hemos ampliado la capacidad pránica hasta el punto de que podemos retener la respiración durante mucho tiempo.


En niveles más altos de práctica, se altera la dirección de los flujos pránicos y se libera una mayor cantidad de energía de los chakras. A medida que se activan estos procesos, se desarrollan muchas percepciones nuevas.


Todo el mundo nace con una cierta cantidad de prana, pero la cantidad y la calidad cambian continuamente, a medida que uno pasa por la vida. Los pensamientos positivos, los sentimientos más altos y las prácticas yóguicas generan niveles más altos de prana. Cuando la energía sexual se sublima o transforma, el prana sustancial se conserva dentro del sistema y se convierte en ojas, una forma más sutil de energía. Esta energía se acumula en el cerebro y se utiliza para el desarrollo creativo y espiritual. Un yogui almacena una gran cantidad de prana dentro de él, al igual que las baterías almacenan la electricidad. Los megavatios de su prana irradian fuerza, salud y vitalidad a todo lo que le rodea.


Los yoguis afirman que el prana se mantiene y que la duración de la vida se prolonga al disminuir deliberadamente la distancia del aire exhalado. Basándose en este hecho, idearon una técnica para medir el prana gastado durante diferentes acciones. Afirmaron que la salida pránica se puede medir observando la duración de la exhalación durante diferentes acciones. Cuanto más larga sea la corriente de aire, más se utilizará el prana. Por lo tanto, el objetivo a través del pranayama es lograr un patrón de respiración más suave, profundo y más largo, que tenga una longitud más corta de aire de fieltro y, por lo tanto, no solo conserva el prana, sino que también ha demostrado por la ciencia moderna que es de la mayor importancia para lograr la salud y el equilibrio.


En esta pintura medieval podemos ver la realización de uno de los ejercicios mas reconocidos en paranayam: Nadi Shoddana, o purificación de los nadis, que consiste en alternar la respiración por las fosas nasales, regulando el paso con la mano.


Que hace exactamente?


El efecto en el sistema nervioso yace en la propiedad de incrementar la resiliencia del mismo (a través de la hormesis), combinando ejercicios de respiraciones vigorosas y luego alargando la respiración progresivamente, llevando al sistema nervioso autónomo hacia la activación del simpático al parasimpático. Y así la resultante actividad en el rango alpha (el estado eje de consciencia y la puerta al estado meditativo).


"Cuando prana se mueve, la mente se mueve, cuando prana se aquieta, la mente se aquieta. A través de esto el yogi también se aquieta, y deberá entonces retener el prana" 

Hatha Yoga Pradipika 2:2.



A través de las retenciones es que se incrementan los niveles de CO2, lo cual actúa de vasodilatador y permite una mejor consecuente oxigenación, ya que éste es el que señala a la hemboglobina donde soltar el oxígeno. Este cambio estimula el trabajo del bazo que se contrae y envía al torrente sanguíneo mayor cantidad de glóbulos rojos, a la vez aumenta la temperatura del cuerpo y se relaja el sistema nervioso hacia Alpha & Theta.


La calidad de la respiración es uno de los factores mas determinantes en nuestra salud. Sabemos que la mayoría de las enfermedades son psico-somáticas, pero cómo cambiamos la mente? En yoga se dice que lo único que puede controlar la mente es la respiración. Esto es evidente, por ejemplo, cuando alguien está ansioso no es muy eficiente tratar de convencerlo con palabras que se calme. La ansiedad tiene un patrón respiratorio característico y en el momento que se cambie eso, la persona puede mirar la situación-emoción con mas claridad y actuar con mejor juicio.


Es bien sabido que no te puedes sanar de nada si tu sistema nervioso está en modo simpatético (alerta, tensión, movilización), pero tampoco puedes tener resiliencia solo en modo parasimpático (relajación, restauración, descanso). Se trata del equilibrio entre estos ya que se complementan para muchas funciones. Esto es la base de la neurociencia detrás del pranayama.


El objetivo del pranayama es perfeccionar el pratyahara, que en los textos tradicionales se ha descrito no solo como la retirada de los sentidos, sino como el estado en el que percibimos cada entrada sensorial como una manifestación del Supremo, y hemos ampliado la capacidad pránica hasta el punto de que podemos retener la respiración durante mucho tiempo.


En Shiva Swarodaya, Devi le pregunta a Shiva: "En este universo, ¿quién es el mejor amigo del hombre?" Shiva responde (v. 219):


“Prana es el mejor amigo, prana es el mejor compañero. Oh, justo, no hay ningún amigo más cercano en este universo que el prana.”

Pranayama es la forma de despertar la energía del kundalini, en el momento del despertar, las dos fuerzas del prana y el chitta asumen el equilibrio perfecto dentro del individuo y se convierten en uno. La mente sufre un estado de fusión universal. Hay una explosión de satya, un momento de Verdad, cuando uno ve todo como luminoso. Uno se experimenta a sí mismo en cada objeto del universo, cada persona, hoja y roca. Se logra la realización del prana cósmico y la experiencia de la separación se disuelve. Las personas que han experimentado esta unión se llaman santos o seres liberados, ya que han trascendido la dualidad al domar la energía infinita y universal dentro de la unidad microcósmica. El yoga definitivo se experimenta a este nivel, donde se descubre la conciencia permanente, el sat-chit-ananda, la verdad, la expansión y la beatitud.


Si queres experimentar ésta asombrosa herramienta, te invito a las clases para que lo hagas de manera personalizada y medida (con biofeedback entre otros métodos de observación). Y así puedas desarrollar una práctica informada, acorde a tu persona, e integrarlo como herramienta para el cotidiano.


A tu disposición, Sat Das 🙏🏼🤍🌟






4 views0 comments

Recent Posts

See All

Comments


bottom of page